¿Software gratis = libre?

Es común escuchar a personas confundir los programas gratis (shareware, tryware…) con software libre, tal vez esto se deba en parte a una mala interpretación del término en ingles FREE el cual se puede traducir como libre o gratis, pero sin duda alguna la principal causa es la pereza falta de información ya que con solo buscar en Wikipedia ó Google se puede encontrar mucha información al respecto; en este aburridor pequeño articulo expondré algunas de las ideas tras el software libre, sin adentrarme en discusiones sobre si este es mejor que el software privativo.

Aunque el software libre es gratis, esto es algo secundario y no estrictamente necesario, lo realmente importante aquí, es su filosofía, la cual se basa en dar a los usuario la libertad de usarlo, estudiarlo, modificarlo, mejorarlo, adaptarlo y redistribuirlo, con la única restricción de no agregar ninguna restricción adicional al software, un programa se puede considerar libre si respeta todas y cada una de las siguientes libertades:

  • Libertad Cero: “usar el programa con cualquier propósito”. Esta libertad se contrapone a ciertas licencias privativas que restringen el uso del software a un determinado propósito, o que prohíben su uso para determinadas actividades
  • Libertad Uno: “Estudiar cómo funciona el programa, y adaptarlo a sus necesidades”. Esto nos permite descubrir funciones ocultas, averiguar cómo realiza determinada tarea, descubrir que otras posibilidades tiene, que es lo que le falta para hacer. El adaptar el programa a mis necesidades implica poder suprimirle partes que no nos interesan, agregarle partes, copiarle una parte y adicionarla a otro programa; en general esta libertad es de gran ayuda para estudiantes como yo que encuentran en estos una gran cantidad de ejemplos e inspiración.
  • Libertad Dos: “Distribuir copias”. De esta libertad se deriva que el software libre sea gratis ya que si yo adquiero una copia del programa, soy libre de redistribuirlo, ya sea gratis o con algún costo.
  • Libertad Tres: “Mejorar el programa, y liberar las mejoras al público”.
Como podemos ver el software libre no es libre simplemente por ser gratis, sino por darnos la libertad de usarlo como y para lo que lo queramos, al contrario de los programas privativos; privativos no por ser de empresas privadas, sino por privar al usuario de su libertad, los cuales ya sean de pago o gratuitos, estamos a merced de sus creadores ya que estos son los únicos que pueden realizar cambios al programa y/o brindar soporte técnico, monopolizando el producto, agregando que en el caso de los de pago, ponen precios elevadísimos a un producto al cual el único “derecho” que tenemos es el de usarlo, convirtiéndonos en criminales ante la ley al utilizarlo sin adquirir una licencia o compartirlo con alguien que lo necesita. por otro lado el software libre es desarrollado en conjunto por una comunidad en la cual todas las ideas son tenidas en cuenta (desde que aporten algo bueno) y donde todo el proceso es abierto y cualquier persona con conocimientos en programación puede ver en su código fuente, colaborar y hasta tomar parte del programa y usarlo en otra aplicación, acelerando el proceso de producción de nuevos programas al no tener que reinventar la rueda, además que al utilizar parte de un producto que ya lleva tiempo en el “mercado”, asegura en parte su estabilidad y fiabilidad. Podría seguir aquí todo el día nombrando las diferencias y ventajas del software libre con respecto al software privativo, pero como me canso demasiado rápido de escribir mejor los remito a fuentes con mucha información como lo es la free software foundation, GNU o pueden escuchar al mismísimo creador del movimiento del software libre Richard Satallman en un vídeo en español que realizo con motivo del FLISOL 2009.

Espero que después de haber leído este artículo (¿acaso alguien me lee?) por lo menos no vuelvas a confundir los programas gratis con los libres, y si escuchas a alguien que lo hace, puedas abofetearlo corregirlo y explicarle las diferencias; hasta la próxima ^_^